domingo, 12 de abril de 2015

Premios COPSEE 2014

Estudiantes de nuestra escuela fueron recibieron el Primer Premio en Poesía y Primer Premio en Narrativa en el 23° Concurso organizado por el COPSEE Sexualidad, salud y derechos. Las producciones fueron realizadas bajo la orientación del  Profesor de Taller de Producción Literaria, Martín De Souza.
 Lara Santos, Martina Lizarraga, Rosario Cottier y Prof. Martín De Souza



Primer Premio (Género poesía)
23° Concurso “Sexualidad, Salud y Derechos” (Copsee)

Amor propio

Primero uno se ama y después ama.


Te acariciaban las sábanas
el sol te abrazaba
despertabas como cada día
con ojeras en la cara
y ni un resto de sonrisa.

A veces siento que no te merezco
y hasta el día  de hoy repudio
haberte mantenido siempre
escondida de la lluvia,
del viento, de las flores, de la vida.

Me deshace la culpabilidad, la tristeza
de no haberte hecho sentir
que las flores tienen perfumes reales
que el ser más pequeño tiene un fuerte latir

Lamento haberte prohibido, ocultado
bajo tantos trapos.
Hoy me encuentro lamentando
no haberte disfrutado.

Oculté tu aroma en miles de perfumes
tu esencia subestimé.

Aquí estoy mirándome, mirándote en el espejo,
y me encuentro con la respuesta
que aterriza sobre mis ojos.

Debo ser yo la que elija cómo ser mirada
y es así que por fin me despojo de tanto brillo
que sólo esconde lo más natural de mí.

Ahora me siento bella.


Rosario Cottier

Primer Premio (Género narrativa)
23° Concurso “Sexualidad, Salud y Derechos” (Copsee)
Tomalo como venga

  Soy un chico normal que la sociedad quiere que vista como mujer, ¿entienden?, como algo que no soy, algo que no me siento.
  Me miro al espejo y veo un chico con el cabello corto, vestido con ropa más grande que yo y muy apuesto, quizás.
   Mis amigas, las únicas que tengo, me apoyan, me quieren, me cuidan, pero no es así con todos; todos me juzgan sin saber lo que soy o mi historia. Yo no hablo mucho y siempre ando con la cabeza mirando al suelo, pero puedo sentir sus miradas, pensando cosas como "¿Por qué no viste como una niña?" "¿Qué se cree ése, niña?".
   Bueno, en realidad, soy mujer, tengo 16 años y me mandan al psicólogo por mis "locas ideas" de querer ser un niño, o por lo menos aparentarlo. Pero hasta el psicólogo dice que es completamente normal, o que solo soy un niño que nació con cuerpo de mujer; ya sabés, mamas femeninas y vagina.
   Quisiera que la gente me comprenda, me diga "oí, te entiendo, perdón".
  Sufro burlas, insultos, "bullying" se podría decir. La gente me golpea físicamente y sentimentalmente porque no puede comprender que es MI cuerpo, MI lugar y que a ellos en realidad no los afecta; pero les da asco que alguien sea diferente.
   Estoy enamorada, perdidamente enamorada de una chica, es un chica como todas, la observo cada vez que tengo oportunidad, sin que se dé cuenta, obvio. Es hermosa, es lo más lindo que he visto. Jamás le hablé, creo que no sabe de mí. Me tendría asco, claro, como todos.
Siempre me pregunto si me ha visto alguna vez, por casualidad o como sea.  Y si lo hizo: ¿qué pensará de mí? Quizás, solo quizás, sea diferente. Quizás me ame por lo que soy, quizás…
Quizás algún día seré un hombre perfecto.

Martina Ailén Lizarraga


Primer Premio (Género Narrativa)
23° Concurso “Sexualidad, Salud y Derechos” (Copsee)


El lugar que habito.
                                   “mi cuerpo, mi lugar”

   El cuerpo es la carta de presentación para un adolescente… es una etapa llena de prejuicios, sobre todo con uno mismo. Para muchos, la apariencia lo es todo. A lo mejor, están tan llenos de nada que no tienen otra cosa en qué preocuparse; como también puede ser que lo que les falta como personas quieren tenerlo en lo material. Nos dejamos influenciar por los medios y eso nos afecta a la hora de elegir nuestro comportamiento, tanto en las cosas simples del día a día como en actos que muchas veces traen consecuencias, y no siempre son las esperadas.
Nos gusta pensar que todavía no estamos ni a mitad del camino, que hay tiempo para corregir los errores… ahora solo hay que divertirnos. ¿Por qué no podemos pensar en forma responsable? El cuerpo no es algo que pueda reciclarse.
   Podemos decorar nuestro cuarto como queramos para sentirnos cómodos y sorprender a quien lo visite; pero lo importante no es el color de las paredes sino lo que hay entre ellas.  Lo mismo pasa con nuestro cuerpo, podemos llenarlo de piercings, taparlo con maquillaje y vestirnos como queramos, aunque eso no siempre reflejará lo que uno es por dentro; y, al igual que nuestro cuarto, nuestro cuerpo es nuestro lugar: no debemos dejar entrar a cualquiera…si no cuidamos de él, nadie lo hará por nosotros.
   Uno puede mudarse de cuarto, redecorarlo a medida que crecemos e ir cambiando de gustos; el cuerpo también cambiará con ellos. Sin embargo, no podremos mudarnos de él: tenemos un solo cuerpo que será nuestro toda la vida.   Cada decisión que tomemos sobre él nos acompañará para siempre.

Lara Victoria Santos

Los textos fueron publicados este año 2015 en la Revista de la Asociación Artes y Letras de Esteban Echeverría, dirigida por el señor Roque Soria.

Lara, Martina y "Charo" junto a Roque Soria